Criaturas caóticas

Ellas saben que, en circunstancias normales, no deberían de existir. Viene siendo como escribir de nuevo la historia de la ciencia pero al revés. Es como si no fuera todavía superada la antigua teoría de la generación espontánea, según la cual, la fermentación y la putrefación de la basura orgánica generaba vida. Así, bajo las precisas convulsiones del océano, a miles de siglos de distancia, en las profundidades del mar donde bulle caótica la vida, la basura de plástico (al fin, es carbono también) da lugar a nuevas formas de vida.

 

Imagen 1

Imagen 1

Imagen 2

Imagen 2

Imagen 3

Imagen 3

Imagen 4

Imagen 4

Imagen 5

Imagen 5

Imagen 6

Imagen 6

Imagen 7

Imagen 7

Imagen 8

Imagen 8

Imagen 9

Imagen 9

Imagen 10

Imagen 10

Imagen 11

Imagen 11

Imagen 12

Imagen 12

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información